La idea de tener que tomarte un tiempo fuera de un horario ya ocupado para hacer ejercicio y ponerte todo sudoroso (comprensiblemente) puede llenar de temor a la persona promedio. Pero hay trucos mentales para aumentar la motivación física que te ayudarán a superar eso.

Todos hemos estado allí antes y si lo piensas demasiado, tu cerebro continuará tratando de disuadirte. Hay muchas excusas para no hacer ejercicio: has tenido un largo día, hay ropa apilada, o el clásico “Me relajaré por solo 5 minutos más y luego haré ejercicio“, que siempre termina extendiéndose por el resto del día.

¿Por qué es tan difícil levantarse e ir al gimnasio y cómo podemos cambiar nuestra mentalidad? La motivación es la clave, es el impulso que necesitamos para realizar todas nuestras tareas y responsabilidades a lo largo del día.

Trucos mentales para aumentar la motivación física

La motivación también es la clave para mantener el ejercicio como un hábito: estos son nuestros trucos mentales para aumentar la motivación física y alcanzar objetivos de acondicionamiento físico:

1¡Fijar metas!

Comienza con objetivos más pequeños y más alcanzables cuando comiences tu viaje de ejercicio. No decidas comenzar a correr 5 millas al día si recién estás comenzando. Siendo realistas, es poco probable que eso suceda de inmediato, lleva tiempo desarrollar resistencia.

En cambio, concéntrate en objetivos basados en el proceso, como perfeccionar tu forma o disminuir el tiempo de ejecución de una milla en el transcurso de un mes, eso te ayudará a mantenerte motivado. ¡No olvides celebrar los pequeños éxitos en el camino también!

2Concéntrate en TI y solo en ti

No te pierdas en tu progreso (o falta de él) cuando trabajes para incorporar el ejercicio a tu estilo de vida. El ejercicio es un componente fundamental del cuidado personal , por lo que es importante ser amable contigo mismo durante el proceso.

Usar el ejercicio como una forma de determinar tu autoestima es ineficaz y extremadamente insalubre para tu estado mental. Hacer ejercicio por las razones correctas es más probable que lo mantengas y lo conviertas en un hábito y estilo de vida. Concéntrate en cómo te hace sentir el ejercicio en lugar de cómo te hace ver. ¡Enorgullécete de tus logros, no importa cuán pequeños sean!

3Piensa positivo

Asociar el ejercicio con pensamientos positivos, recuerdos e imágenes mejorará tu motivación y te ayudará a ser más consistente con tu rutina de ejercicios. También es importante comenzar tus entrenamientos con algo que disfrute, usa la cinta de correr si te gusta correr o concéntrate en estirarte si eso te hace feliz.

Concéntrate en construir una autoimagen positiva e imagine lo feliz que serás una vez que termines tu entrenamiento y logres tus objetivos.

4Date un capricho en el camino

Hay una verdad detrás del dicho, “el movimiento crea emoción“. El ejercicio libera endorfinas que provocan sentimientos positivos y buenas actitudes, ¡también los regalos y las golosinas! Tomar la iniciativa y dar el primer paso para levantarte y hacer ejercicio mejora tu estado de ánimo, permite que el oxígeno fluya por tu cuerpo y aumenta tu motivación para levantarte y hacer ejercicio nuevamente al día siguiente.

Algunos días es difícil encontrar la voluntad de hacer ejercicio, pero tomar medidas y hacerlo de todos modos te lleva a la motivación que necesitas. En los días en que es particularmente difícil, recompénsate con un premio (como un café helado o una deliciosa barra de proteínas) después de salir del gimnasio. ¡Celebra hitos más grandes con regalos para ti como masajes y ropa de entrenamiento nueva! Recompensarte a ti mismo te ayudará a mantenerte encaminado y motivado a superar los momentos difíciles y las mesetas.

5Se proactivo para salvarte de ti mismo

Te conoces y entiendes a ti mismo y a tus límites mejor que nadie. Si sabes que es difícil para ti levantarte e ir al gimnasio después de llegar a casa del trabajo, ve por la mañana. Si sabes que correr una milla en primer lugar agotatu motivación para hacer cualquier otra cosa, guárdalo para el final.

Planifica tu rutina y tiempo de gimnasio de manera que maximices el uso de tu fuerza de voluntad para mantenerte motivado por más tiempo. Si eres propenso al auto sabotaje, ¡encuentra formas de engañarte a ti mismo!

6Encuentra un ejercicio que ames

Encontrar la felicidad en tu rutina de ejercicios es vital para tener éxito y mantener el hábito. Cuando tienes un ejercicio que disfrutas y que es divertido, te da una motivación interna para mantener la rutina.

Centrarte en la construcción de un impulso personal basado en el disfrute puro construye una imagen corporal positiva, vincula hábitos saludables con una mente feliz y aumenta continuamente tu deseo general y la motivación para hacer ejercicio regularmente un estilo de vida. Está bien probar diferentes formas de ejercicio: prueba una clase de baile, yoga, pilates, spinning, carrera, salto en trampolín , ¡todo lo que esté activo!

Si no te decides, aquí hay una lista de entrenamientos que puedes revisar.

7Haz una lista de reproducción

Se ha demostrado que la música mejora el rendimiento al hacer ejercicio y elegir las canciones correctas para tu gusto musical reducirá tu esfuerzo percibido. Escoger música que no solo sea de alta intensidad sino que también sea alentadora y ofrezca una conexión emocional aumentará la motivación. La resistencia aumentará porque tu cerebro se está enfocando en las canciones y las emociones que las acompañan en lugar de la tarea en cuestión.

8Elige a un amigo

Tener un compañero en el crimen para sudar contigo y participar en tu rutina de ejercicios resulta en mayores niveles de motivación y responsabilidad. Es mucho más difícil posponer esa alarma cuando tienes un amigo esperándote en el gimnasio o en la clase de entrenamiento.

En general, estamos mucho más motivados para hacer ejercicio cuando tenemos a alguien más que nos empuja y participa en una competencia amistosa . Es fácil alentarse mutuamente para hacer esa última repetición o correr esa última milla. Es más fácil hacer ejercicio cuando disfrutas de tu tiempo en lugar de mirar el reloj y contar los segundos. Llevar a un amigo al gimnasio te ayuda con tu motivación y lo ayudarás con la suya.

9La conveniencia es la clave

Todos nos levantamos por la mañana con una cierta cantidad de fuerza de voluntad cada día. Es importante no hacer las cosas más difíciles de lo necesario y encontrar formas de reducir nuestras vidas ya estresantes.

La conveniencia en sí misma es un excelente motivador. Encontrar un gimnasio cerca de ti, o hacer tu propio gimnasio en casa, te hará más fácil seguir haciendo ejercicio con regularidad y reducir las molestias.

10Utiliza las redes sociales como motivador

Todos lo usamos de una manera u otra. Internet está lleno de redes de acondicionamiento físico para cada etapa de la vida. Las redes virtuales, al igual que el sistema de amigos que mencionamos anteriormente, pueden ayudarte a mantenerte motivado y aumentar esa motivación con el tiempo.

Existe una buena presión de grupo, siempre y cuando te mantengas motivado e inspirado. Te mantiene responsable y te vincula con las personas que atraviesan tus mismas dificultades. También te brinda un maravilloso grupo de apoyo donde pueden actualizarse mutuamente sobre el progreso y donde pueden necesitar ayuda.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here