¿Buscando perder unos kilos? Con estos trucos de hidratación para bajar de peso podrá ser posible. No solo tu ingesta de alimentos te ayuda a alcanzar un peso saludable, sino también tus hábitos de hidratación.

No podemos abordar el peso sin abordar la salud, y parte de ese rompecabezas es la hidratación. Esencialmente, si a tu cuerpo le falta lo que necesita para funcionar correctamente, incluidos los líquidos adecuados, no apoyará la pérdida de peso.

Más que eso, lo que elijas para hidratarte es importante, y hay algunos pequeños trucos de hidratación para bajar de peso para ayudarte a avanzar hacia tu objetivo.

Trucos de hidratación para bajar de peso

Aquí hay algunos consejos para tener en cuenta:

Encuentra tu temperatura preferida

Hay un viejo adagio de que debes beber agua con hielo para aumentar tu metabolismo. Los estudios anteriores que observaron que la quema de calorías requerida para calentar el agua a la temperatura corporal no tendrían suficiente impacto para cambiar tu peso de una manera manejable. Un objetivo mejor es determinar a qué temperatura te gusta tu agua, por lo que es más probable que tomes más agua.

Tener una botella de agua a mano

Mantener una botella de agua en tu escritorio es una excelente estrategia para beber más. Además, si tomas un descanso para recargarte regularmente, puedes obtener algunos pasos adicionales. Otro consejo profesional: la gente tiende a beber más cuando sale de una botella con un pico o paja (reutilizable), en lugar de un tapón de rosca.

Bebe antes de comer

Otro consejo común para bajar de peso es baber un poco de agua antes de una comida para “llenarte”. Eso podría tener alguna base en la realidad.

Según un estudio realizado en 2015 en la revista Obesity, beber 16 onzas de agua 30 minutos antes de una comida ayudó a los participantes a perder cerca de tres libras. Si tienes hambre, debes comer, no beber. Pero tener agua antes de comer puede ayudarte a detenerte y primero controlar tu sed.

Esta pausa crítica puede hacer que estés más atento y en sintonía con el motivo por el que comes, ya sea por hambre física o por estrés, hábito o aburrimiento.

Mantener el café simple

Sorpresa: tanto el café como el té cuentan para tus necesidades de hidratación. Por un lado, la investigación muestra que el café en realidad no te deshidrata (resulta que el líquido compensa cualquier efecto diurético de la cafeína).

Dos, la ingesta de cafeína se ha asociado con un menor IMC y grasa corporal, según una revisión del metaanálisis en 2018 en Critical Reviews in Food Science and Nutrition. Sin embargo, es importante hacer un seguimiento de lo que entra en tu café: el negro o solo un chorrito de leche contiene muchas menos calorías y azúcar agregada que una moca con crema batida.

Añadir sabor natural

Solo el 30 y el 34% del agua consumida por hombres y mujeres, respectivamente, es agua pura . Si encuentras que las cosas simples son aburridas, agrega un ligero toque de sabor con cosas como bolas de melón, bayas y albahaca, piña y menta o cubos de sandía congelados.

No temas a las burbujas

La carbonatación puede mezclar las señales de hambre para causar aumento de peso. Sin embargo, este estudio se realizó en ratas.

No podemos generalizar recomendaciones basadas en un estudio, especialmente si se basa en animales, ya que debe repetirse con ensayos en humanos controlados de forma aleatoria

Toma pequeños tragos de soda

No es de extrañar que las bebidas endulzadas con azúcar echen una gran cantidad de azúcar agregada  y calorías en tu dieta. Por lo tanto, es mejor que te sirvan abandonando este hábito. Exactamente cómo es más difícil, pero se establecerá el éxito si tiene una idea de tu personalidad.

Para algunos pacientes, si tienen un poco de refresco, quieren más. Para otros, es mejor establecer metas incrementales, lo que les permite construir confianza mientras alcanzan hitos. Para este último enfoque, si comienzas con cuatro sodas al día, esta semana podrías probar tres sodas al día con el objetivo de estar completamente fuera de ellas en un mes, por ejemplo.

Comer más productos

No te detengas en las bebidas cuando se trata de hidratar. La Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos dice que puedes satisfacer el 20% de tus necesidades de líquidos a través de los alimentos. Eso es difícil de cuantificar, pero da otra razón más para empacar tu dieta con frutas y verduras ricas en agua, que contienen H2O y fibra de relleno.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here