“¿Por qué siempre tengo hambre?” Cuando tienes hambre, tu estómago puede “gruñir” y sentirse vacío, o puede tener dolor de cabeza, sentirte irritable o no poder concentrarse. La mayoría de las personas pueden pasar varias horas entre comidas antes de volver a sentir hambre, aunque este no es el caso para todos.

Hay varias explicaciones posibles para esto, incluida una dieta que carece de proteínas, grasas o fibra, así como un estrés excesivo o deshidratación.

“¿Por qué siempre tengo hambre?”

Este artículo analiza las razones del hambre excesiva para dar respuesta a tu incógnita de “¿Por qué siempre tengo hambre?”

1No estás comiendo suficientes proteínas

Por qué siempre tengo hambre

Consumir suficiente proteína es importante para el control del apetito.

La proteína tiene propiedades para reducir el hambre que pueden ayudarte a consumir automáticamente menos calorías durante el día. Funciona al aumentar la producción de hormonas que señalan la plenitud y reducir los niveles de hormonas que estimulan el hambre.

Muchos alimentos diferentes son ricos en proteínas, por lo que no es difícil obtener la cantidad suficiente a través de su dieta. Incluir una fuente de proteínas en cada comida puede ayudar a prevenir el hambre excesiva.

Los productos animales, como carne, pollo, pescado y huevos, contienen altas cantidades de proteínas.

2No estás durmiendo lo suficiente

Dormir lo suficiente es extremadamente importante para tu salud.

El sueño es necesario para el funcionamiento adecuado de tu cerebro y sistema inmunológico, y obtener suficiente está asociado con un menor riesgo de varias enfermedades crónicas, incluidas enfermedades cardíacas y cáncer.

Además, dormir lo suficiente es un factor en el control del apetito, ya que ayuda a regular la grelina, la hormona estimulante del apetito. La falta de sueño conduce a niveles más altos de grelina, por lo que puede sentirse más hambriento cuando tiene falta de sueño.

3Estás comiendo demasiados carbohidratos refinados

Los carbohidratos refinados han sido procesados y despojados de su fibra, vitaminas y minerales.

Una de las fuentes más populares de carbohidratos refinados es la harina blanca, que se encuentra en muchos alimentos a base de granos como el pan y la pasta. Los alimentos como los refrescos, los dulces y los productos horneados, elaborados con azúcares procesados, también se consideran carbohidratos refinados.

Además, comer carbohidratos refinados puede provocar picos rápidos en el azúcar en la sangre. Esto conduce a mayores niveles de insulina, una hormona responsable del transporte de azúcar a las células.

4Tu dieta es baja en grasas

La grasa juega un papel clave para mantenerte lleno.

Esto se debe en parte a su lento tiempo de tránsito gastrointestinal, lo que significa que tardas más en digerir y permanece en el estómago durante un período prolongado. Además, comer grasas puede conducir a la liberación de varias hormonas promotoras de plenitud.

Por estas razones, puede sentir hambre frecuente si su dieta es baja en grasas.

5No estás bebiendo suficiente agua

La hidratación adecuada es increíblemente importante para tu salud en general.

Beber suficiente agua tiene varios beneficios para la salud, incluida la promoción de la salud del cerebro y el corazón y la optimización del rendimiento del ejercicio. Además, el agua mantiene la piel y el sistema digestivo saludables.

El agua también es bastante abundante y tiene el potencial de reducir el apetito cuando se consume antes de las comidas.

Debido al papel del agua para mantenerte lleno, es posible que sientas hambre con frecuencia si no bebes lo suficiente.

6Tu dieta carece de fibra

Si tu dieta carece de fibra, puedes sentir hambre con frecuencia.

El consumo de muchos alimentos ricos en fibra ayuda a mantener el hambre bajo control. Los alimentos ricos en fibra reducen la velocidad de vaciado del estómago y tardan más en digerir que los alimentos bajos en fibra.

Muchos alimentos diferentes, como la avena, las semillas de lino, las batatas, las naranjas y las coles, son excelentes fuentes de fibra soluble.

Para asegurarse de obtener suficiente fibra, opta por una dieta rica en alimentos integrales a base de plantas, como frutas, verduras, semillas, legumbres y granos integrales.

7Comes mientras estás distraído

Si vives un estilo de vida ocupado, a menudo puedes comer mientras estás distraído.

Aunque puede ahorrarte tiempo, comer distraído puede ser perjudicial para tu salud. Se asocia con un mayor apetito, aumento de la ingesta de calorías y aumento de peso.

Para evitar comer distraído, puedes intentar practicar la atención plena, minimizar el tiempo frente a la pantalla y silenciar tus dispositivos electrónicos. Esto te permitirá sentarte y probar tu comida, ayudándote a reconocer mejor las señales de plenitud de tu cuerpo.

8Haces mucho ejercicio

Las personas que hacen ejercicio con frecuencia queman muchas calorías.

Esto es especialmente cierto si participas regularmente en ejercicio de alta intensidad o realizas actividad física durante largos períodos, como en el entrenamiento de maratón.

Puede evitar el hambre excesiva por el ejercicio simplemente comiendo más para alimentar tus entrenamientos. Es muy útil aumentar la ingesta de alimentos que contengan alimentos ricos en fibra, proteínas y grasas saludables.

Otra solución es reducir el tiempo que pasas haciendo ejercicio o reducir la intensidad de tus entrenamientos.

9Estás bebiendo demasiado alcohol

El alcohol es bien conocido por sus efectos estimulantes del apetito.

El alcohol no solo puede provocarte más hambre sino también afectar la parte de tu cerebro que controla el juicio y el autocontrol. Esto puede llevarlo a comer más, independientemente de lo hambriento que estés.

10Estás demasiado estresado

Se sabe que el exceso de estrés aumenta el apetito.

Esto se debe principalmente a sus efectos sobre los niveles crecientes de cortisol, una hormona que se ha demostrado que promueve el hambre y los antojos. Por esta razón, es posible que siempre tengas hambre si experimentas estrés frecuente.

11Estás tomando ciertos medicamentos

Varios medicamentos pueden aumentar su apetito como efecto secundario.

Los medicamentos inductores del apetito más comunes incluyen antipsicóticos, como clozapina y olanzapina, así como antidepresivos, estabilizadores del ánimo, corticosteroides y medicamentos anticonvulsivos.

Además, se sabe que algunos medicamentos para la diabetes, como la insulina, los secretagogos de insulina y las tiazolidinedionas, aumentan el hambre y el apetito.

12Comes demasiado rápido

La velocidad a la que come puedes influir en el hambre que tienes.

Estos efectos se deben en parte a la falta de masticación y a la menor conciencia que se produce cuando comes demasiado rápido, los cuales son necesarios para aliviar la sensación de hambre.

Si tienes hambre con frecuencia, puedes ayudar comer más lentamente. Puede hacer esto respirando profundamente algunas veces antes de las comidas, colocando el tenedor entre bocados y aumentando el grado de masticación de los alimentos.

13Tienes una condición médica

El hambre frecuente puede ser un síntoma de enfermedad.

Primero, el hambre frecuente es un signo clásico de diabetes. Ocurre como resultado de niveles extremadamente altos de azúcar en la sangre y generalmente se acompaña de otros síntomas, que incluyen sed excesiva, pérdida de peso y fatiga.

El hipertiroidismo, una afección caracterizada por una tiroides hiperactiva, también se asocia con un aumento del hambre. Esto se debe a que causa un exceso de producción de hormonas tiroideas, que se sabe que promueven el apetito.

La hipoglucemia, o niveles bajos de azúcar en la sangre, también pueden aumentar sus niveles de hambre. Sus niveles de azúcar en la sangre pueden caer si no ha comido durante un tiempo, un efecto que puede verse exacerbado por una dieta alta en carbohidratos refinados y azúcar.

El hambre excesiva es una señal de que tu cuerpo necesita más comida.

A menudo es el resultado de las hormonas del hambre desequilibradas, que pueden ocurrir por una variedad de razones, incluida una dieta inadecuada y ciertos hábitos de estilo de vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here