Ningún suplemento, dieta o modificación del estilo de vida, aparte del distanciamiento social y la práctica de una higiene adecuada, pueden protegerte del desarrollo de COVID-19. Pero en el caso de un contagio (esperemos que no sea el caso), es importante saber cómo aumentar las defensas del cuerpo.

Las estrategias descritas a continuación pueden mejorar tu salud inmunológica, pero no protegen específicamente contra COVID-19.

Si deseas mejorar tu salud inmunológica, puede preguntarse cómo ayudar a tu cuerpo a combatir enfermedades.

Cómo aumentar las defensas del cuerpo

Aquí hay 9 consejos sobre cómo aumentar las defensas del cuerpo de forma natural.

1Duerme lo suficiente

El sueño y la inmunidad están estrechamente vinculados.

De hecho, un sueño inadecuado o de mala calidad está relacionado con una mayor susceptibilidad a la enfermedad.

Descansar lo suficiente puede fortalecer tu inmunidad natural. Además, puedes dormir más cuando estás enfermo para permitir que tu sistema inmunitario combata mejor la enfermedad.

Si tienes problemas para dormir, intenta limitar el tiempo de pantalla durante una hora antes de acostarse, ya que la luz azul emitida por tu teléfono, televisor y ordenador puede alterar tu ritmo circadiano.

RELACIONADO | ¿Por qué es importante cuidar del sueño?

2Come más alimentos vegetales enteros

 Pero en el caso de un contagio (esperemos que no sea el caso), es importante saber cómo aumentar las defensas del cuerpo.

Los alimentos de plantas enteras como frutas, verduras, nueces, semillas y legumbres son ricos en nutrientes y antioxidantes que pueden darle una ventaja sobre los patógenos nocivos.

Los antioxidantes en estos alimentos ayudan a disminuir la inflamación al combatir los compuestos inestables llamados radicales libres, que pueden causar inflamación cuando se acumulan en tu cuerpo en niveles altos.

La inflamación crónica está relacionada con numerosas afecciones de salud, como enfermedades cardíacas, Alzheimer y ciertos tipos de cáncer.

Además, las frutas y verduras son ricas en nutrientes como la vitamina C, que puede reducir la duración del resfriado común.

3Come grasas más saludables

Las grasas saludables, como las que se encuentran en el aceite de oliva y el salmón, pueden aumentar la respuesta inmune de su cuerpo a los patógenos al disminuir la inflamación .

Aunque la inflamación de bajo nivel es una respuesta normal al estrés o las lesiones, la inflamación crónica puede suprimir tu sistema inmunitario.

El aceite de oliva, que es altamente antiinflamatorio, está relacionado con una disminución del riesgo de enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2. Además, sus propiedades antiinflamatorias pueden ayudar a tu cuerpo a combatir las bacterias y virus dañinos que causan enfermedades.

RELACIONADO | Alimentos saludables ricos en grasas

4Come más alimentos fermentados o toma un suplemento probiótico

Los alimentos fermentados son ricos en bacterias beneficiosas llamadas probióticos, que pueblan su tracto digestivo.

Estos alimentos incluyen yogurt, chucrut, kimchi, kéfir y natto.

La investigación sugiere que una floreciente red de bacterias intestinales puede ayudar a las células inmunes a diferenciar entre células normales y sanas y organismos invasores nocivos.

Si no come regularmente alimentos fermentados, los suplementos probióticos son otra opción.

5Limita los azúcares agregados

Investigaciones emergentes sugieren que los azúcares agregados y los carbohidratos refinados pueden contribuir desproporcionadamente al sobrepeso y la obesidad.

La obesidad también puede aumentar tu riesgo de enfermarse.

Frenar tu consumo de azúcar puede disminuir la inflamación y ayudar a perder peso, reduciendo así el riesgo de enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardíacas.

6Haz ejercicio moderado

Aunque el ejercicio intenso prolongado puede suprimir tu sistema inmunológico, el ejercicio moderado puede darle un impulso.

Los ejemplos de ejercicio moderado incluyen caminar rápido, andar en bicicleta estable, trotar, nadar y hacer caminatas ligeras. La mayoría de las personas deberían aspirar a realizar al menos 150 minutos de ejercicio moderado por semana.

7Mantente hidratado

La hidratación no necesariamente te protege de gérmenes y virus, pero prevenir la deshidratación es importante para tu salud en general.

La deshidratación puede causar dolores de cabeza y dificultar su rendimiento físico, concentración, estado de ánimo, digestión y función cardíaca y renal. Estas complicaciones pueden aumentar tu susceptibilidad a la enfermedad.

Para evitar la deshidratación, debes beber suficiente líquidos diariamente para que tu orina sea de color amarillo pálido. Se recomienda el agua porque no contiene calorías, aditivos ni azúcar.

RELACIONADO | ¿Es bueno beber agua al despertar?

8Maneja tus niveles de estrés

Aliviar el estrés y la ansiedad es clave para la salud inmunológica.

El estrés a largo plazo promueve la inflamación, así como los desequilibrios en la función de las células inmunes. En particular, el estrés psicológico prolongado puede suprimir la respuesta inmune en los niños.

Las actividades que pueden ayudarte a controlar tu estrés incluyen la meditación, el ejercicio, yoga y otras prácticas de atención plena. También puedes beneficiarte de ver a un consejero o terapeuta con licencia, ya sea virtualmente o en persona.

9Complementa sabiamente

Es fácil recurrir a los suplementos si escuchas reclamos sobre su capacidad para tratar o prevenir COVID-19.

Sin embargo, estas afirmaciones son infundadas y falsas.

No hay evidencia que respalde el uso de ningún suplemento para prevenir o tratar COVID-19.

Sin embargo, algunos estudios indican que los siguientes suplementos pueden fortalecer la respuesta inmune general de tu cuerpo:

  1. Vitamina C
  2. La vitamina D
  3. Zinc
  4. Echinacea
  5. Ajo

💡Si bien estos suplementos demostraron potencial en los estudios mencionados anteriormente, eso no significa que sean efectivos contra COVID-19.💡

Puedes hacer varios cambios en el estilo de vida y en la dieta hoy para fortalecer yu sistema inmunológico.

Estos incluyen reducir tu consumo de azúcar, mantenerte hidratado, hacer ejercicio regularmente, dormir lo suficiente y controlar tus niveles de estrés.

Aunque ninguna de estas sugerencias puede prevenir COVID-19, pueden reforzar las defensas de yu cuerpo contra los patógenos nocivos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here