¿Sabes por qué caminar es uno de los mejores ejercicios cardiovasculares? Si tu idea de un entrenamiento cardiovascular efectivo implica correr largas distancias, ciclismo de alta intensidad o una clase de aeróbicos vigorosos, estaría en lo cierto, pero dejarías de lado una actividad simple pero efectiva.

La caminata rápida es un excelente ejercicio cardiovascular que se puede hacer en interiores o exteriores, en cualquier momento del día o de la noche, y sin la necesidad de una membresía en el gimnasio o una gran cantidad de equipo especial.

Todo lo que necesitas para un entrenamiento de caminata es un par de zapatos cómodos y resistentes y la motivación para abrochártelos y salir.

Por qué caminar es uno de los mejores ejercicios cardiovasculares

Este artículo analizará más de cerca por qué caminar es uno de los mejores ejercicios cardiovasculares y cómo puede mejorar tu estado físico y tu salud poniendo un poco de ánimo en tu paso.

1¿Caminar es un buen tipo de ejercicio cardiovascular?

Cardio es la abreviatura de “cardiovascular”, lo que significa que involucra el corazón (cardio) y los vasos sanguíneos (vascular). Cardio también se usa indistintamente con aeróbico, que significa “con aire”.

Un buen ejercicio cardiovascular hace que tu corazón bombee más fuerte y más rápido, moviendo sangre rica en oxígeno de manera más eficiente a todos los músculos, órganos y tejidos de todo el cuerpo.

Puedes asociar toda esa acción de bombeo de sangre con correr y preguntarse: “¿Es caminar una actividad de cardio?“. La verdad es que cualquier actividad que te active el corazón y los pulmones, así como a los grandes grupos musculares, y te haga trabajar más duro puede considerarse ejercicio aeróbico o cardiovascular. Una caminata rápida hace todas esas cosas.

2¿Cuáles son los beneficios de caminar?

Hay muchos beneficios de caminar, además de aumentar tu estado cardiovascular. Una rutina regular de caminata rápida:

  • Reduce el riesgo de enfermedades cardíacas , derrames cerebrales y diabetes
  • Mejora el flujo sanguíneo
  • Maneja la presión arterial alta
  • Mejora los niveles de colesterol
  • Controla los niveles de azúcar en la sangre
  • Desarrolla músculos y huesos más fuertes
  • Mantén tu peso bajo control
  • Mejora tu sueño
  • Aumenta tus niveles de energía
  • Mejora la función cerebral
  • Mejora el equilibrio y la coordinación

3¿Es mejor caminar que correr?

por qué caminar es uno de los mejores ejercicios cardiovasculares

La caminata rápida se considera un ejercicio de intensidad moderada, que se define en términos simples como una actividad que te permite mantener una conversación, pero es demasiado exigente para que pueda cantar. Correr, por supuesto, es una actividad mucho más desafiante y se considera un entrenamiento de intensidad vigorosa.

Caminar y correr ofrecen muchas de las mismas ventajas. Sin embargo, ten en cuenta que necesitas caminar durante un período de tiempo más largo para quemar tantas calorías y lograr algunos de los otros beneficios que se obtienen al correr.

Pero si no estás presionada por el tiempo, o si no estás buscando ingresar a una carrera de 10 km, caminar puede ser una mejor opción, especialmente si tienes problemas en las articulaciones, lesiones o dolor de espalda.

4¿Qué tan rápido debes caminar?

Como se mencionó anteriormente, la forma más fácil de evaluar si caminas rápido, pero no demasiado rápido, es tomar la “prueba de conversación” Y ve lo fácil que es conversar.

Si puedes hablar bastante cómodamente con un poco de dificultad para respirar, probablemente estés caminando a un ritmo de intensidad moderada.

Si es difícil hablar en voz alta, probablemente estés caminando a un ritmo de intensidad vigorosa.

Si puedes cantar tu canción favorita con facilidad, estás caminando a baja intensidad. ¡Intenta acelerar el ritmo!

5¿Con qué frecuencia debes caminar?

por qué caminar es uno de los mejores ejercicios cardiovasculares

Se ecomienda 150 minutos o más de actividad física de intensidad moderada, o 75 minutos o más de actividad de intensidad vigorosa cada semana para la reducción general del riesgo de salud y enfermedad.

Según esta guía, puedes hacer cinco caminatas rápidas de 30 minutos a la semana. Si eso suena un poco desalentador, divídelo en partes de tiempo más manejables. Por ejemplo, podrías hacer:

  • Tres caminatas de 10 minutos al día
  • Dos caminatas de 15 minutos al día

Para obtener los mayores beneficios de tu caminata, intente hacer al menos 10 minutos a la vez.

Para comenzar, puedes caminar en un terreno plano. A medida que aumentas tu resistencia y fuerza, puedes comenzar a subir pequeñas colinas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here